Presidenta/e por un día

243

Muchas veces, las niñas y los niños pueden llegar a tener ideas más creativas y revolucionarias que los adultos.

Su curiosidad busca explorar y responder cualquier pregunta que encuentren interesante: ¿por qué el cielo es azul?, ¿qué hace que los pájaros vuelen?, ¿cuánto pesan las nubes? Pero también pueden ser cosas mucho más profundas o situaciones que nos conciernen a todos.

La política es un tema que afecta la vida de millones de personas, por eso no es extraño que los pequeños y las pequeñas tengan opiniones serias sobre la forma y el rumbo que debe seguir México para ser un mejor país.

Para Irlanda, de 10 años, sería un gusto ser la primera presidenta de México y, de paso, “cambiar algunas cositas”. Una vez en el cargo, su primera orden sería que todos los mexicanos juntaran la basura de las calles y así tener un país más limpio.

A Luis David, de nueve años, también le gustaría dirigir la nación, aunque desde su punto de vista lo primero que se debería hacer es brindar ayuda a los pobres y mejorar la atención médica para todos los ciudadanos.

Con la misma edad, Matías piensa diferente, pues a él no le gustaría ser el jefe del Poder Ejecutivo; sin embargo, cree que su papá haría un gran trabajo en el puesto. Pero Alexis, de 13 años, optaría por proponer a una persona más experimentada al frente de México, como Barack Obama.