Corrupción y nepotismo de Layón, dio obra a sobrino ¿Así se quiere reelegir?

910

Surgen pruebas de irregularidades, corrupción y nepotismo en la administración de Norma Layón, concretamente en la obra del Paradero Transportista, proyecto aprobado en mayo de 2019, pero que recientemente inició obras con claros fines electorales.

El proyecto carece de mapa de riesgo, tampoco tiene estudios técnicos que acrediten su factibilidad y no existen los permisos gubernamentales, sin embargo, han iniciado los trabajos para su construcción. Lo peor, es una zona de riesgo, al norte de la ciudad, en la colonia El Arenal, en la “zona cero”, llamada así por la explosión de los ductos de Pemex en diciembre de 2010 donde murieron decenas de personas.

En el descaro total, la hoy presidenta con licencia otorgó la obra a Arnulfo Galindo, líder tianguista de la Agrupación Josefa Ortíz de Domínguez, pero bajo la operación de su hijo José Galindo Yamak, quien es sobrino de Norma Layón y además aparece en la planilla como candidato a regidor.

Según consta en actas de la sesión de cabildo del 02 de mayo de 2019, fue aprobado dicho proyecto con observaciones por parte de los regidores, como Angélica Salazar, quien dejó en claro que no se tenían los permisos correspondientes, mucho menos un estudio que descartara riesgo en la zona.

Ante el intento de reelegirse, han surgido a la luz pública diversas irregularidades cometidas durante la gestión de Layón, lo que ha provocado un clima de rechazo a su candidatura, por lo que podría estar acercándose a una contundente derrota en las urnas, ante el panista Edgar Salomón, quien ya aventaja cuatro puntos en las encuestas, según la más reciente de Más Data, dada a conocer hace unos días.